Archive for the 'Historia' Category

¿Puede matarnos el Jet Lag?

mayo 28, 2008

Un día de 1971, una mujer llamada Sarah Krasnoff se llevó a su nieto de 14 años, quien se encontraba en medio de una dura disputa por su custodia, y se subió con él a un avión donde, como ella sabía, no estarían sujeros a ninguna ley y, si no paraban de moverse, la ley no podría atraparles.

Volaron desde Nueva York hasta Amsterdam y una vez allí, tomaron un avión de regreso. De nuevo en Nueva York tomaron otro avión de vuelta a la capital holandesa y desde ahí nuevamente a Nueva York. Así una y otra vez, día tras día. En total 160 saltos.

Durante tantísimos vuelos, vieron una media de 7 veces cada una de las 22 películas que proyectaron. Sus relojes no dejaban de avanzar y retroceder 6 horas en cada salto que hacían.

Finalmente, la odisea de ambos fugitivos terminó cuando Krasnoff, de 74 años, murió. Los médicos suponen que su muerte fue a consecuencia del deterioro sufrido por el llamado Jet Lag. Así que, si los médicos están en lo correcto, sí, el Jet Lag puede llegar a matar.

Fuente: NYTimes.

El incidente de Yakarta

mayo 22, 2008

Hoy encuentro en el blog de Visión Beta un artículo acerca del incidente del vuelo 009 de la British Airways, un Boeing 747, ocurrido el 24 de junio de 1982 al atravesar el avión una nube de ceniza volcánica proveniente del Monte Galunggung, en la isla de Java (Indonesia).

A continuación, la introducción del artículo:

En momentos en que están suspendidos la mayoría de los vuelos sobre suelo patagónico por la erupción del volcán Chaitén, es bueno repasar el modo en que afecta la ceniza volcánica a un avión.

“Señoras y señores, les habla el capitán. Tenemos un pequeño problema. Los cuatro motores se han detenido. Estamos haciendo todo lo condenadamente posible para arrancarlos de nuevo. Espero que esto no les inquiete demasiado…”

La frase fue el modo en que el capitán de vuelo Eric Moody se dirigió a los pasajeros. Afuera una misteriosa luz blanca recubría la superficie del avión mientras los motores lanzaban voluminosas llamaradas. Cualquiera esperaría lo peor en una situación semejante. Sin embargo, el vuelo pasaría a la historia como el incidente de Yakarta: el Boeing 747 que sobrevivió a un volcán.

El artículo, aunque hable de un incidente bastante conocido y antiguo, es muy ameno y adjunta unos enlaces interesantes. Así que aquí os dejo [el enlace].

Convair B-36: Un portaaviones en el aire.

abril 9, 2008

Acabo un fantástico artículo en el blog de Fogonazos en el que hablan detalladamente de este increíble proyecto de ingeniería desarrollado por la Fuerza Aérea Estadounidense.

El Convair B-36 “Peacemaker” es el bombardero de mayor tamaño jamás construido y el mayor avión de combate que ha llegado a estar operativo. Diseñado originalmente para bombardear Alemania desde EEUU, el avión volaba a distancias tan lejanas que ningún caza tenía autonomía suficiente para darle protección. Por ello, la Fuerza Aérea de EEUU desarrolló un proyecto denominado FICON (Fighter Conveyor), que consistía en el transporte de un caza de combate en la propia bodega del avión. [Leer más]

En el post podréis encontrar información muy completa así como imágenes y vídeos de este gigantesco bombardero.

Problemas con ultra-ortodoxos en un vuelo de El Al

abril 7, 2008

Los pasajeros ultra-ortodoxos del vuelo de El Al a Kiev causaron una grave conmoción después que se proyectó una película a bordo del avión.

Los hombres, en ruta a Uman, Ucrania, para visitar la tumba del rabino Najman de Bratslav, dijeron que la compañía había prometido no mostrar una película durante el vuelo. Según testigos, los hombres comenzaron a gritar y tratar de impedir físicamente el despliegue de las pantallas de cine.

Esta no es la primera vez que la empresa de aviación se enfrenta a problemas con pasajeros ultra-ortodoxos en vuelos a lugares religiosos.

En 2002, una tripulación de vuelo tuvo que impedir que un pasajero ultra-ortodoxo, que volaba de Israel a Gran Bretaña, se envolviera en bolsas de plástico. El piloto se vio obligado a regresar al aeropuerto internacional Ben Gurion, a fin de desalojar al pasajero de la cabina del avión. El pasajero, un Cohen, se envolvió a sí mismo en bolsas de plástico por temor a convertirse en impuro ya que el avión pasó por encima del cementerio de Holón y él, en consecuencia, podía convertirse en impuro.

El rabino Yosef Shalom Eliashiv, el líder de la comunidad lituana en Israel, publicó una ley de halajá en que se estipula que no deben volar en esa trayectoria ya que tienen prohibido volar sobre un cementerio. Más tarde, el rabino Eliashiv encontró una solución a esta cuestión. Determinó que el envolverse con gruesas bolsas de plástico mientras el avión cruza el cementerio es aceptable.

Fuente: Aurora-Israel.co.il

¿Quién abatió al padre de El Principito?

marzo 17, 2008

El PrincipitoHorst Rippert. Este es finalmente el nombre del piloto que abatió en 1944 el avión que volaba Antoine de Saint-Exupéry.

Rippert, de 88 años y piloto retirado de la Luftwaffe, lo ha declarado para un libro llamado “Saint-Exupéry: El Secreto Final”, que se estrenará próximamente.

El avión de Saint-Exupéry despegó el 31 de Julio de 1944 de su base en la isla de Córcega para realizar una misión de reconocimiento abordo de un avión Lightning P-38 pero, para desgracia de todos, nunca regresó y su cuerpo nunca fue encontrado.

Muchos años después, en 1998, un pescador encontró entre sus redes lo que resultó haber sido una pulsera del literario francés. Seis años más tarde se encontraron también los restos del avión frente a la costa de Marsella.

“Soy yo. Yo abatí a Saint-Exupéry”, así se confiesa el piloto alemán en el libro.

Rippert llevaba dos semanas de servicio en la costa sur de Francia cuando, en la mañana del 31 de Julio de 1944, identificó un Lightning P-38 y se dirigió hacia el aparato para seguirlo.

Según comenta el mismo Rippert, el avión fue alcanzado por varios impactos de bala y a continuación cayó sobre las aguas del mediterráneo. Sin embargo, no fue hasta más tarde que se enteró de que había derribado al autor de El Principito.

“Fue después cuando supe que era Saint-Exupéry. Yo esperaba que no fuera él, porque en nuestra juventud todos habíamos leído sus libros y los adorábamos” explicó el piloto alemán. “Si lo hubiera sabido, no hubiera abierto fuego. ¡No sobre él!“.

Saint-Exupéry tenía 44 años en el momento de su muerte y había escrito, entre otros, el mundialmente conocido libro de “El Principito”, una obra maestra de la literatura.

Cumulonimbos: No Pasar

enero 16, 2008

The Man Who Rode the ThunderEl 28 de Agosto de 1959, el coronel William H. Rankin de la fuerza aérea estadounidense, salió a volar en un Vought F8U. En su camino se encontró con un impresionante cumulonimbo que ascendía hasta la estratosfera. Rankin, para librarse de semejante estructura, ascendió con intención de pasar por encima de ella. Pero la suerte no estaba con él ese día…

Cuando estaba pasando por encima de la nube, el motor de su F8U dejó de funcionar. Rankin perdió el control del caza y no le quedó otra opción que eyectarse a ni más ni menos que 14 kilómetros de altura sobre el suelo. Esto suma casi dos veces el punto más alto sobre la tierra, el monte Everest, de unos 8.848 metros.

Su cuerpo estaba completamente hinchado por la repentina descompresión sufrida al eyectarse del avión sin traje presurizado. Además, Rankin estaba congelándose, ya que la temperatura exterior era de unos 50 grados bajo cero.

Por si eso no fuera suficiente para cualquier ser humano, se quedaba sin oxígeno. Al eyectarse, ya no contaba con ninguna ayuda para respirar a esa altitud donde el aire es tan poco denso que te hace víctima fácil del conocido “mal de altura“.

Pero no todo eran malas noticias para Rankin. El paracaidas se abrió con éxito al ser eyectado y eso le daría alguna posibilidad de salir vivo de ese infierno. Pero, en lugar de descender, ¡ascendió!

Al encontrarse dentro del cumulonimbo, las fuertes corrientes de aire ascendente que lo forman le empujaron con fuerza hacia lo más alto de la furiosa nube. Rankin lo describió más tarde de esta manera: “Me golpeó con un maremoto de aire, una enorme ráfaga, con la ferocidad de un cañón”.

En su terrorífico viaje a la cima de la nube, el granizo que ascendía junto a él le golpeaba con fiereza.

“Era como una jaula de violentos y fanáticos lunáticos; apaleándome, gritándome, intentando despedazarme con sus manos” explicó Rankin.

Durante cuarenta interminables minutos, Rankin avanzó junto a la nube. No era más que una gigantesca piedra de granizo con forma de piloto. Fue entonces cuando notó por primera vez la lluvia en su cara. En ese momento se dio cuenta de que estaba descendiendo por debajo de la nube; tremendamente herido pero aun así, por increible que parezca, estaba vivo.

Finalmente tocó tierra en Carolina del Norte, a más de 100 kilómetros del punto donde se había eyectado.

William H. Rankin escribió luego el libro en el que contó su experiencia dentro del cumulonimbo. El libro lo tituló “The Man Who Rode the Thunder”. Un libro muy recomendado.

Tras la pesadilla de Rankin, otra gente vivió más tarde situaciones similares. Una chica alemana, por ejemplo, pasó por algo parecido el 14 de Febrero del año pasado.

Ewa Wisnierska volaba en parapente cuando una tormenta la engulló y la ascendió casi hasta los 10.000 metros de altura. Fueron 20 minutos que no olvidará jamás.

“Salvé la vida porque me quedé inconsciente y mi corazón ralentizó mis funciones vitales” explicó.

No tuvo tanta suerte He Zhongpin, un paracaidista chino de 42 años al que engulló otra tormenta. Su cadáver apareció a 75 kilómetros del punto desde donde saltó. Estaba congelado y magullado.

Estos sucesos nos demuestran que el cumulonimbo debe tratarse con muchísimo respeto.

Elly Beinhorn ( 1907 – 2007 )

diciembre 3, 2007

Este miércoles 28 de Noviembre fallecía a los 100 años de edad en Ottobrunn (Alemania) Elly Beinhorn-Rosemeyer, una leyenda de la aviación.

Elly BeinhornNació en Hanover (Alemania) el 30 de Mayo de 1907.

A los 21 años, Elly asistió a una conferencia que daba el famoso aviador Hermann Köhl, quien había realizado recientemente un histórico vuelo cruzando el atlántico de este a oeste. Esta conferencia despierta en Elly la pasión por el mundo de la aviación.

Poco después y apesar de la oposición de sus padres, Elly se fue a vivir a Spandau (Berlín) para aprender a volar en el aeropuerto de Berlín-Staaken. Ningún instructor quería hacerse cargo de su instrucción hasta que, con mucha perseverancia, encontró a Otto Thomsen, director del departamento técnico de Transporte Aéreo, quien accedió a darle clases y con quien obtuvo su licencia de vuelo en 1929. Muy pronto empezaría a volar el pequeño Klemm KL-20 pero el dinero era escaso, así que le sugirieron realizar exhibiciones aerobáticas para el público los fines de semana, algo que no le agradaba demasiado a Elly, pero que le permitía subsistir. Su verdadera pasión eran los vuelos de largas distancias.

Lee el resto de esta entrada »